Mejoramiento urbano en calle Blanco de la ciudad de Castro.

FOTO gentileza de Corporación de estudios urbanos y arquitectónicos de Chiloé.

Contraloría General de la República rechazó denuncias de irregularidades en entrega de fondos para proyecto de mejoramiento urbano.

Como un acto legítimo de fomento al desarrollo comunitario vinculado a la cultura y conservación del patrimonio arquitectónico, estableció la Contraloría General de la República, la transferencia de fondos por parte de la Municipalidad de Castro a la ONG, Corporación de Estudios Urbanos y Arquitectónicos de Chiloé, para ejecutar el proyecto COLORES EN BLANCO, que busca recuperar el patrimonio y renovación de las fachadas de la calle Blanco de la ciudad de Castro.

A principios de año se denunció al organismo fiscalizador la transferencia de los 30 millones de pesos para este proyecto, ante la denuncia, la Contraloría General resolvió “que el municipio, en el ejercicio de sus atribuciones para desarrollar funciones relacionadas con actividades culturales, turísticas u otras afines, efectúe tal aporte, toda vez que implica otorgar a una persona jurídica sin fines de lucro”, por lo tanto, la municipalidad actuó dentro de la legalidad  conforme a la ley.

Para el alcalde Juan Eduardo Vera, es una buena noticia, pues la resolución de la Contraloría a favor del municipio crea un precedente positivo para dar apoyo a proyectos que buscan beneficiar y rescatar nuestro patrimonio histórico, “este proyecto de conservación histórico es gracias a un trabajo mancomunado de la Municipalidad de Castro, con la Corporación de Estudios Urbanos y Arquitectónicos de Chiloé y los vecinos”, señaló el edil de Castro.

La subvención entregada, tiene por objeto ayudar a la ejecución de un proyecto que proporcione a los habitantes de la comuna espacios que resguarden y den valor patrimonial arquitectónico cultural de nuestro territorio, además de indicar que la entrega del dinero se realizó a una persona jurídica, sin fines de lucro, lo cual se enmarca dentro de la legalidad.

Según el secretario ejecutivo de la Corporación de Estudios Urbanos y Arquitectónicos de Chiloé, Jorge Inostroza, el proyecto nació el año 2017 con una petición de Edward Rojas para elaborar un plan de mejoramiento de espacios públicos, destacando su valor histórico, urbano y arquitectónico convirtiéndolo a su vez en una atracción turística dentro de la ciudad.

La calle Blanco fue reconstruida después del incendio del 1936 que destruyó dos tercios de la ciudad, época en que todas las construcciones eran de madera, las nuevas obras se caracterizaron por utilizar cemento creando un cambio en el hito histórico y arquitectónico de la capital provincial.

El proyecto  COLORES EN BLANCO finalizará dentro del mes de diciembre y luego, se pretende ampliar el plan de mejoramiento urbano, continuando con la conservación de las fachadas de calles Thompson y parte de Lillo. “Estamos muy satisfechos con el trabajo en equipo con los arquitectos de Chiloé, y ello ayudará a mejorar el patrimonio y construir el futuro de nuestra comuna”, finalizó el alcalde de Castro, Juan Eduardo Vera.

Esta entrada fue publicada en Chiloé. Guarda el enlace permanente.

Comments Closed